Lo hemos comentado en varias ocasiones en este blog. En internet (al igual que en el mundo offline), existen muchas maneras de intentar engañar al usuario.

Es una práctica bastante habitual de los estafadores el enviar correos falsos en los que intentan averiguar nuestros datos de acceso, a bancos, redes sociales o correo electrónico.

La gente que se dedica a esto de estafar, no para de idear todo tipo de trucos y artimañas para que alguien pique.